08 septiembre 2009

Imagine all the people

La imagen es esta: delante tuyo, al lado tuyo, detrás tuyo, un sueño. Es decir: lo que siempre soñaste. Es decir: estás en un sueño. Se hizo realidad.
Ponele que el sueño se llama Sonia. O, mejor dicho, No Sonia. No Sonia es hermosa, le gusta coger, te quiere, desea forma una familia con vos. Y vos siempre soñaste estar con una mujer hermosa, a la que le guste coger, que te quiera, que desee formar una familia con vos.
Un día, se van a vivir juntos.
Y empieza.
Lo que empieza es la duda. Te dicen que limpies esto, y te decís que no tenés que ser tan exigente con el otro. Te preguntan cuestiones de dinero, y tratás de acordarte de si eso estaba en lo que habías soñado. Te dicen cómo manejarte en el trabajo. Te repiten hasta la infinidad "habría que comprar tal cosa", lo cual se traduce como "deberías comprar tal cosa".
Ponés un pie en el freno. Te decís "pero yo quería una mujer hermosa, a la que le gustara coger, que me quiera, que desee formar una familia conmigo". Tratás de mirar para otro lado.
Detrás de la oreja, como un mosquito, la voz femenina te hace alguna crítica sobre lo que hacés, o te dice lo que deberías hacer, o directamente te pide que hagas tal o cual cosa.
Angustia. No llanto: angustia permanente.
Le pedís a una amiga, por ejemplo la Trotamundos, que te recomiende una analista. Ella te propone uno. "Una", insistís. Recibís el nombre, el teléfono. Durante la cena, le decís al sueño corporizado que a partir del mes siguiente habrá que contar en los gastos $400 para tu psicoanalista. Ella te mira, está por objetar algo, pero calla al recordar que, desde hace meses, destinan dinero a su psicoanalista.
Y vas. La ves. Te parece simpática -desde el punto de vista físico-. Te sentás en el diván, ella delante tuyo.
"¿Qué te trae por acá?", pregunta.
No tiene anotador, no escribirá cuando hables. Es pura atención para vos.
Y vos lo decís, aunque sabés que sos un lugar común con patas -sí, patas-.
"Quiero separarme y no sé cómo", decís.
Cuatro meses, le das vuelta al asunto. La Trotamundos, el Editor Más Fachero, el Libanés, todos te escuchan y aconsejan. Todos coinciden en algo: "y bueno, quizás te equivocaste de sueño".
Tu analista te dice que no te apresures, que quizás No Sonia no es, en verdad, No Sonia sino una Sonia más. Una Sonia enmascarada, por así decirlo.
Cuatro meses, le das vuelta al asunto.
Un día, se lo decís. La excusa no importa -plata, seguramente-. Lo que importa es que lo decís, y enseguida formulás la pregunta: "¿te mudás vos o me mudo yo?".
Ella te mira. Pucherea, pero tiene el decoro de no llorar.
Primero parece que todo rumbea para lo que deseás: un final civilizado.
Luego, claro, no. Las recriminaciones saltan por el comedor -ya no comparten dormitorio- como renacuajos junto a un lago cualquier atardecer veraniego. Lo que escuchás te duele, lo que decís te aniquila.
Armás un bolso. En cualquier bolso entran los elementos indispensables para reencontrarse con uno mismo.
Mientras te alejás del departamento, te preguntás por sueños. Por los que se hacen realidad, y por los otros.

28 comentarios:

la tana dijo...

Durisimo!

Welcome back elemental. Poco feliz por el motivo, aunque contenta por el reencuentro con tus lectores
Cariños

Anónimo dijo...

Volvio Elemental! Y las Sonias o mejor dicho no Sonias en este caso!
Me alegro muchisimo, un placer leerlo. como siempre.
Guillermina

amandastein dijo...

Hola, cuando leí "El diario de un neurótico" era una señora casada desde hacía viente años. Me encantó, pero había partes que (después me di cuenta) no entendía. Después me divorcié, más adelante me metí con las citas online y derivados y entendí mucho más.

En parte tu blog fue inspiración del mío, hasta fantaseé con invitarte a conocerlo,pero te imaginaba en otra etapa de tu vida.

Siempre es un placer leerte y ya me tenés instalada acá, pero no puedo dejar de lamentarlos motivos de tu vuelta.

Un beso

Gizmo dijo...

¿Ya empezamos, Elemental?

Mariana Brik Zapatos dijo...

Bienvenido Elemental y sus aventuras!

No pierdas las esperanzas. Ya vas a encontrar a esa mujer, mientras tanto intentá disfrutar esa búsqueda y sobre todo escribí.

bel! dijo...

Qué vuelta!

La vuelta del año!(?)

Lulis*~ dijo...

en parte me gratifica volver te a leer, porque me gustaba mucho tu blog anterior.. pero por otro lado lamento mucho este desenlace..
si mal no recuerdo no estaban esperando un bebe? (puede que la memoria me falle)

yo estoy por irme a convivir con mi novio.. espero no terminar siendo un mosquito en la oreja, sobre todo de madrugada :$

saludos :)

Elemental dijo...

La tana, gracias.
Guillermina, gracias.
Amanda, pasame el link que te visito con gusto. Beso.
Gizmo, no sabés cómo.
Mariana, ¿el nombre es chivo?
Bel, esperá.
Lulis, mmmmmmmmmmm no voy a adelantar nada.

Estrella dijo...

Celebro la vuelta!

Elemental dijo...

Estrella, gracias.

Anónimo dijo...

que difícil... una que se cree especial. Que la historia es de una. Que las circunstancias son de una. Que las excusas las pone el otro.
La historia se repite, gira, vuelve. Se pierden las esperanzas del amor (?) para toda la vida.
En fin... habrá que empezar terapia no más...

Elemental dijo...

Anónimo, lo siento.

amandastein dijo...

Te paso el link http://amandastein.wordpress.com/ y me sumo a la intriga del Evatest +

Besos

Jes dijo...

Coincido con el comentario de Lulis. Pero quiero creer que esas dudas se van a resolver con el tiempo y que por eso "volvimos", no?
Besos!

Perro que ladra dijo...

Me voy a poner medio grasún recordando aquella frase de origen árabe que decía que había tener cuidado con lo que se desea porque es posible que se te cumpla. Pero bueno, también es cierto que hay cosas que es casi imposible no quererlas.

Elemental dijo...

Amanda, leo y te comento. Besos.
Jes, todo se va a aclarar. U oscurecer, no sé.
Perro, eliminá el "casi" y coincido.

Luminicus dijo...

Epa!:(

volviste!

La convivencia nunca es fácil. yo muchas veces me convertí en el mosquito molesto detrás de la oreja de Media toronja, la cuestión es aprender a dejar de serlo para vivir mas feliz.

Un beso

Elemental dijo...

Es cierto. Nunca.
A veces, incluso, es imposible.

Bri, Hamártire! dijo...

Volviste Elemental!! no sabemos todavia si eso es bueno o es malo, lo de la No Sonia que pasa a ser Sonia debe ser triste. Pero a veces las No-Sonias están hechas más de uno mismo que de la realidad, no?

Elemental dijo...

Bri, totalmente.

nadasepierde dijo...

Uyyyyyyy!
te leí en el diario de un neurótico, y leerte me dio pie para abrir el mio.
Por suerte, mi sueño sigue vivito y coleando... pero sé que son otras circunstancias. Dos divorcios y uno fianlmente aprende, otras parejas y sigue aprendiendo, y cuando llega esa pareja, esa relación que te da vuelta, la reconocés. Lo de antes que fue??? como pude confundirme tanto? como pude creer que era amor lo que no era. Tres años ya, y voy por mas.
Y pasa, Ya va a llegar.
te sigo leyendo.

Valquiria dijo...

Hola Elemental!!, me voy a poner al dia!!, ha sido una grata sorpresa el volver a verte escribir.

Besitos(soy xulis82 del wordpress)

Elemental dijo...

Nadasepierde, ¿yo fuente de inspiración? Dios mío...

Valquiria, otro regreso lásico. Besos!

Anónimo dijo...

Me alegro mucho de encontrarte nuevamente! Sigo leyendo

Dhamar dijo...

Elemental volviste!! de vez en cuando checaba el blog pero no veia cambios y hoy por pura curiosidad me puse a revisar y me tope con esta noticia.. es bueno leerte de nuevo, los motivos no tanto, pero asi andamos todos de repente.
Sigo siendo Klau, aunque ahorita mi blog esta en stand by.. cuestiones amorosas, ya sabes...
besos

Arte dijo...

Me hace muy feliz volver a leerte!!
por aqui estaremos!

(des)encontrada dijo...

No puedo creer que estas escribiendo de nuevo! Una pena la circunstancia...
Deberia contar que en cuanto terminé de leerme todiiiiiiito tu blog anterior, al día siguiente empecé el mio

Ya me pongo al día con éste.

besos!!

D

Elemental dijo...

Anónimo, si supiera quién sos, supongo que yo también me alegraría.

Dhamar, claro que sé, y me alegra entonces que tengas en stand by el blog.

Arte, me alegra tu felicidad.

(des)encontrada, creelo, creelo... besos!

Publicar un comentario