14 septiembre 2009

Intentos por una inauguración (1)

Cuando veo una mujer y me parece atractiva, me la imagino cogiendo. Es decir: la veo, me resulta atractiva y, automáticamente, aparecen flashes. Es absolutamente involuntario. No es, por cierto, siempre feliz.
A La Gallega la conocí por motivos de trabajo. Petisita, con anteojos gigantescos, un pelo negro larguísimo, al hablarme en las reuniones no paraba de mirarme a los ojos. Ni yo a ella.
Yo estaba en pareja, por lo que la cosa no pasó de histeriqueo mutuo. Ella miraba, yo miraba. Yo imaginaba, ella no sé. Chateábamos, nos hacíamos chistes de doble sentido.

***

La imagen, con La Gallega, era esta: una mina fogosa, que apenas entrábamos al cuarto se me colgaba del cuello, prendida a mi boca, y me rodeaba la cintura con sus piernas. Veintidós años y yo treinta y siete, me encontraba de buenas a primeras con un volcán de metro sesenta de estatura. Todo sucedía rápido. O no. "Rápido" indiaría que era más veloz que lo recomendable. No. Con La Gallega, en la fantasía, todo sucedía intenso. Nos desvestíamos uno al otro, con cierta desesperación y sin dejar de besarnos. La empujaba hacia la cama, y ella doblaba las piernas sabiendo lo que se venía. Cuando estaba por acercar mi boca abierta, la lengua asomando, ella me decía, en la fantasía, dos cosas: "me saqué los anteojos y no veo una mierda", "puedo acabar sólo con que me chupes". Chupaba, entonces. La imaginaba carnosa, con un clítoris sobresaliente ante cada martillazo de mi lengua. Imaginaba sus manos en mi cabeza, enredándose con mis rulos, los pies diminutos de ella en mis hombros, y un jadeo creciente. También, un sabor salado que recompensaba mi trabajo, una sonrisa satisfecha de su parte. La Gallega se incorporaba, sonriente, y me decía "ahora me toca a mí". Yo no le decía, en la fantasía, "puedo acabar sólo con que me chupes", porque la verdad es que casi nunca. Sin embargo, enseguida, ella arrodillada entre mis piernas, comenzaba su trabajo. Pasaba la lengua por mi pija, por mis huevos, llegaba con la punta a cualquier parte, y yo cerraba los ojos y sentía que me empapelaban con saliva, que me succionaban como nunca en mi puta vida, y que no le decía nada porque de mi boca no podía salir una sola palabra. Luego, me preguntaba si seguía, y yo le decía "no", no porque no me gustase sino porque quería algo más. Me ponía el forro -ella decía que no podía hacerlo ella porque sin anteojos no veía nada-, y luego se subía. Y entonces, sí, las estrellas. Los quince años de diferencia eran, en verdad, una máquina que me trasladaba a otros tiempos, a una energía que ni siquiera recordaba, a un cuerpo que saltaba sobre el mío con un ímpetu que nadie debería olvidar porque eso es vida, eso es vivir. Se inclinaba hacia mí, me ofrecía sus tetas, en la fantasía, y yo chupaba. Y la agarraba de las cachas del culo, bien firme, para inmovilizarla. Y le decía, como si hiciera falta, "quedate quieta", no porque se moviera mal, sino porque deseaba retribuirle algo de la energía que me acababa de regalar. Entonces, empezaba yo, desde abajo, con la fuerza que me regalaba el hecho de apoyarme en mis pies, con sólo mover la cintura con tanta fuerza como para partirla en dos. Y ella decía, en la fantasía, "no pares". A cada golpe mío, un "no pares" de ella. Y en un momento, yo le decía "no puedo más, no puedo aguantar más". Y ella, mientras me lamía el cuello, decía "dale, pelotudo, que yo llevo como cuatro".
Gritar. Y que ella grite.
El mejor polvo de mi vida.
Una fantasía.

***

Si deseo inaugurar el depto -que no es que lo desee, pero Casanova y el Editor me tienen las bolas por el piso, y a los amigos también hay que darles los gustos-, La Gallega es la mina correcta. La tengo en el Facebook, le mando un mensaje simple (¿cómo andás, tanto tiempo?), y ella me responde al toque, me dice que está escribiendo una novela, le ofrezco leerla, me dice que claro, se suceden los mails y yo me imagino materializando lo que sólo fue onírico, le digo que nos encontremos para que me la entregue (pongo eso: "encontrémonos a tomar algo así me la entregás"), y evidentemente la palabra "entrega" es un catalizador incorrecto, porque su siguiente mensaje dice "no sé si corresponde, porque estoy con alguien y estoy bien". Podría insistir, agarrarme de ese "no sé si corresponde", pero cuando estuve en pareja ella no lo hizo, así que me parece que lo más justo es retribuirle con la misma moneda.

***

Mierda

22 comentarios:

giselita dijo...

QUIERO TENER UNA FANTASIA ASI ! QUE BUEN COMIENZO DE LUNES POR DIOS !!

Anónimo dijo...

Algo asi como: no toda fantasía se hace realidad, casi toda fantasía sobrepasa la realidad y en este caso, la realidad te cagó la fantasía...
Beso (sigo leyendo el diario de un neurótico...)

Lola

Elemental dijo...

Giselita, epa.
Lola, en efecto. beso

Luminicus dijo...

YO Necesito de esas fantasias con urgencia jajajajaj

Bri, Hamártire! dijo...

Andá a saber lo que nos depara Elemental. Sus realidades suelen superar cualquier fantasía. A la Gallega, le pongo fichas!

Parezi dijo...

Q buena fantasía, para leer en la oficina mientras q finjo trabajar... q bueno q volvió Elemental... se te extrañaba!

Elemental dijo...

Luminicus, bueno, sólo hay que frenarse e imaginar...
Bri, como me dijo el Escritor Rinoceronte: "tu vida es una sitcom".
Parezi, y sin embargo, aquí me ves.

Gizmo dijo...

Volvió el Elemental best seller =P

Siempre fueron buenas tus descripciones, ¿leiste mucho Dalmiro?

Duda técnica: ¿Por qué volviste a Blogger?

Elemental dijo...

Gizmo, sí, lo leí, claro, pero de adolescente. Blogger? No sé, me permitía agregar más cosas en la barrita lateral y personalizar más el diseño...

La Maja Vestida dijo...

Excelente la fantasía. La sujeta en cuestión medio histérica, si apenas le ofreciste leer su novela, muy rápida su cabeza o muy evidente la química entre ambos, no?
Saludos Elemental,
(tuteado serás.)

Elemental dijo...

Maja, creo que va por el lado de lo evidente.

giselita dijo...

HACE TIEMPO NO SIENTO ESAS "GANAS" DE FANTASIAR... NO TENGO EN QUIEN INSPIRARME Y NO SOY PARA NADA "FRIA" JUSTAMENTE... ME REGALASTE UNA SONRISA...ERAS QUE APARECEN ENTRE SUDOR Y DESEO...CADA VEZ MEJOR ELEMENTAL..

bletemita dijo...

ay, me calenté.


22 años y una novela? yo apenas me animo a los cuentos.

la tana dijo...

Esa! Salud por la fogosidad mediterránea!
Creo que, más que histérica, se atajó porque te (o se) tiene sacada la ficha!

Elemental dijo...

Giselita, ¿ya te retiraste del mercado?
Bletemita, parece que no sos la única.
Tana, si vos lo decís...

Serena antes Serena2 dijo...

Fuck...
Tanta humedad sin compartir.

Elemental dijo...

Serena, comparta, comparta.

Koan Resuelto dijo...

Yo estaba por preguntar lo mismo que Dalmiro, recuerdo que en el diario de un neurótico alababas a Wordpress... y bueh, algo debe tener blogger...empiezan a calentarse los motores...

Elemental dijo...

Koan, es que yo soy así, no hay poronga que me venga bien.

Anónimo dijo...

tu fantasia fue mi realidad hace una semana...se me heló la sangre.

Elemental dijo...

Anónimo, epa.

pau dijo...

por fin volviste!!!!!!!! entré de casualidad y me encontré con esta hermosa sorpresa tu regreso!!! tengo pila de trabajo pero no puedo dejar de leerte, elemental sos lo +

Publicar un comentario