21 septiembre 2009

Sonia 01 (dNS): La inauguración (3)

Suena el timbre.

(sí, sí, leyeron bien: suena el timbre, no hay más posibilidades de alargar esto)

Suena el timbre. Voy hasta el portero eléctrico, miro la pantalla -porque no sé si dije que en el depto nuevo hay cámaras que me muestran quién viene, por lo general deliverys de comida-, y veo la frente de Sonia 01 (dNS). Sólo la frente. Se ve que es de esas personas que acercan la boca a los agujeritos del portero eléctrico, lo que en este caso significa que debe tener la cabeza pegada a la cámara, y por eso sólo veo la frente.
-Ya bajo -digo.
-Bueno...
Salgo. Llamo el ascensor. Espero. Las puertas se abren. Entro, marco la planta baja. Las puertas se cierran. Mientras bajo, descubro que hay un mosquito atrapado dentro del ascensor. Es idéntico a los de las publicidades educativas acerca del dengue. Me quedo quieto. Lo observo volar con su ritmo espástico. Si yo fuera Kung Fu, podría atraparlo en el aire. Mejor: si yo tuviera un dominio corporal capaz de hacer gozar a cualquier mujer, podría atraparlo en el aire. Miro el mosquito, miro de reojo el tablero del ascensor: faltan cuatro pisos. Estoy inmóvil. En un instante, alzo el brazo con la mano abierta y la cierro en el aire como un relámpago. Miro. No hay ningún mosquito volando. Miro mi brazo extendido, abro la mano, descubro un leve manchón de sangre y los restos del insecto, que parecen ramas diminutas, frágiles. Soy Kung Fu. Tengo un dominio corporal capaz de hacer gozar a cualquier mujer. Soy James Cameron, soy el rey del mundo.
Cuando abro la puerta, lo primero que me dice Sonia 01 (dNS) es:
-¡Qué cara de contento!
-Es porque viniste -digo, mientras sin que ella lo note me limpio la mano en la tela del pantalón.
Nos saludamos con un pico.
Se cierra la puerta. Ya no puede escapar. Ya nada puede salir mal.
Cuando entro al ascensor, escucho cómo estás. Cuando las puertas se cierran, me abalanzo sobre ella, los labios transformados en sopapas, las manos en zarpas que la toman de las cachas del culo. La empujo contra la pared del ascensor, mientras la beso, y comienzo a refregarme sobre ella.
-¡Cómo estamos, eh! -dice, entre besos.
Llegamos al piso indicado. Las puertas se abren. La tomo de la mano, la saco del ascensor casi a rastras. Abro la puerta, y ella pasa. Camina por el comedor, y gira hacia mí.
-¿Me vas a hacer un té? -dice.
-Por favor.
-¿Por favor?
-Callate.
La beso. Las manos una en su culo, la otra en sus tetas. Ella responde. De repente, la ropa comienza a volar. Es como en los dibujitos animados. O algo así.
Subimos las escaleras entre besos. Ella, cada tanto, ladriditos.
Al llegar al primer piso, descubro que ella tiene botas. Lindas. Difíciles de sacar. Por unos minutos, intento hacerme el canchero, tipo "yo puedo sacarlas mientras te sigo chupando las tetas", pero no. Me separo. Le quito las botas, mientras ella me mira, tendida en la cama, y se amasa las tetas y me mira como diciéndome "apurate". Y me apuro. Aprovecho para sacarme el pantalón y el calzoncillo a la vez, los zapatos, y me inclino hacia ella. Me espera con las piernas abiertas. Me freno. Me mira.
-¿Qué pasa?
-Esto.
Adelanto el brazo. Con la mano, comienzo a recorrerle la entrepierna. Esta húmeda. Le meto un dedo, sin dejar de mirarla a los ojos. Ladridito, claro que sí. El dedo la recorre y, luego, comienza a entrar y salir. Entro y salgo. Entro y salgo. Entro y salgo. Ladra. Ladran, Sancho, señal de que cabalgamos.
Así como estamos, mi pija dura queda a pocos centímetros de su boca. Sin embargo, ella inclina la cabeza hacia el otro lado, y más ladriditos. Evidentemente, es de las que no chupan si no les chuparon. Y le acabo de sacar un orgasmo con los dedos, por lo que chupar sería abuso.
Me pongo el forro -dejé la cajita en la mesita de luz-. Me acerco. Me ubico entre sus piernas.
-Dale -me dice.
Doy.
Me muevo hacia adelante.
Y entonces...

(bueno, les mentí: sí hay posibilidades de alargar esto)

25 comentarios:

Puta se nace dijo...

Me gustó. Mucho.

Elemental dijo...

Puta, me alegro. Mucho.

Anónimo dijo...

nunca confíes en una mina que no chupa pijas

una anónima de la casa

la tana dijo...

ah no me uses el recurso de las novelas de Suar, te lo pido por favor

Elemental dijo...

Anónima, ¿de qué casa?

Tana, lo siento, pero eso se llama "folletín", y si deseo no caer en la bosta que son la gran mayoría de los blogs, debo transformar esto en una especie de novela por entregas... vamos a ver si me sale.

bletemita dijo...

AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Elemental dijo...

Bletemita, te quiero.

Blett dijo...

YO TAMBIEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEENNNNNNNNNNNNN

Anónimo dijo...

No vale, así no elemen. Basta! es un sufrimiento esta inauguración.

y además volvió, pero con botas. Definitivamente una de rompe bolas.

Guada.

Elemental dijo...

Blett, divina, diría Casanova.

Guada, no creo que sufran lo que sufrí yo. Ahora viene lo peor (acá pongan de banda de sonido una risa diabólica).

Anónimo dijo...

Si yo no leí mal, ¿le metiste la mano con restos de mosquito?


SATÁN

Anónimo dijo...

Nooooooooo, fuck off! Desgraciadooooooooo.

Satán: Juaaaaaaaaa.

Sole

Elemental dijo...

Sole, la boquita, la boquita...

CaroTros dijo...

Excelente pequeño Saltamontes!!

bletemita dijo...

bueno y bueno y bueno y?

dale dale dale dale dale


contaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Anónimo dijo...

Quiero saber como sigue... y (con licencia) como acaba!!! Beso Elem.
Rita.

Serena dijo...

Y entonces...QUE????
Te reclama el té?
Te dice que tiene que ir al baño?
Vuelve a tener frío?
Es alérgica al látex?
o...
finalmente pone boquita y adora tu entrepierna???

Anónimo dijo...

Muy bien el relato hasta que ponés que emite ladriditos. No me gusta. Cómo son los ladriditos? Te gusta la palabra "ladriditos"? Las mujeres o gemimos un poco o gritamos...qué es eso de ladriditos?
Por dios Elemental espero que no lo hagas para que tus lectores más iluminados hagamos la siguiente operación: ladriditos=perrita...
Las botas son las únicas que no quieren garchar, son blancas?

Lulis*~ dijo...

se acordo del te?????
no me dejes asi Elemmmm.... :(

Bri dijo...

satan es un groso! la mano con dengueeeee! ja ja.

Elemental dijo...

Bletemita, ya va, ya va...

Serena, ya va, ya va...

Anónimo, los diminutivos sólo quedan bien cuando los escribe Vargas Llosa. Pero, en este caso, creeme, eran ladriditos. Por otro lado, jamás le faltaría el respeto a la inteligencia de mis lectores más iluminados.

Lulis, ya va, ya va...

Anónimo dijo...

Querido amigo, aprovechá el raid y echales a los mosquitos y a ella. Es un plomo insufrible. No chupa, pide té y ladra. Te presto mi perra y ya.
Al menos, no hay gastos ni tiempos muertos. Solo ladridos.
Con una mina así, no hay acabada posible.
Veteranísimo

Anónimo dijo...

12:51 .... no news!

Elemental dijo...

Mi querido amigo Veteranísimo, acepto con gusto la perra, que encima es hermosa.

Anónimo, 12:54, news.

Singer dijo...

Muy hot la escena! Aunque lo de los ladriditos no sé cuán erótico puede ser...

Publicar un comentario