24 septiembre 2009

Sonia 01 (dNS): La sentencia de los especialistas (y 4)

Subo las escaleras. Presiono el timbre. Del otro lado, una voz pregunta quién es:
-Elemental -digo.
Suena la chicharra. Más escaleras. Me recibe una gorda. Lo dije: las madamas, por algún motivo, siempre son gordas. Me invita a pasar a una sala de espera. Paso. Luego, las chicas desfilan de una en una. Al final, la gorda me pregunta cuál.
-La primera -digo, porque ya olvidé el nombre.
Me invita a pasar a la habitación.
-Póngase cómodo -dice.
Obedezco. Me pongo cómodo. Me tiendo en pelotas en la cama de dos plazas. Luego de unos minutos, la puerta se abre. La puta tiene una cara de culo que voltea.
-Había terminado mi turno -dice.
-Uy, yo no sabía, como pasaste pensé que...
-No, si no es culpa tuya.
Se desviste, y se tiende a mi lado. Sin hablarme, me coloca un preservativo en la pija dormida. Hasta donde sé, ponerlo así no evita embarazos. Aunque supongo que sí enfermedades venéreas.
Chupa.
Mal.
Muy mal.
-Esperá -le digo.
-¿Qué?
Le apoyo una mano en la cara, la separo de mi pija. Ella entiende enseguida, y se aparta, se tiende boca arriba. Me la toco un poco, y se para. Entro.
Es una cuestión de honor. O algo así.
Le doy fuerte.
La puta, que primero tiene las piernas tendidas como dos escobas hartas de limpiar, enseguida las dobla y me rodea la cintura. Me mira a los ojos. Hay cierto asombro, en las pupilas. Estamos así unos cinco minutos. Salgo. Me separo. Ella entiende. Ellas siempre entienden.
Se pone en cuatro.
La posición me facilita la fuerza. Ella gime. No tanto como para estar fingiendo. Gime y, cuando yo empiezo cada movimiento hacia adelante, empuja hacia atrás. Las cachas de su culo se estrellan contra mi pelvis.
Ella lanza un gemido ronco, largo. No puedo haber hecho acabar a una puta. No se puede. Te lo explican tus amigos mayores antes de que vayas a debutar. No se puede. Pero el temblor que sentí alrededor de la pija me hace dudar. Me hace acabar, también.
En un turno de una hora se estiman dos participaciones. Me tiendo boca arriba. Me saco el forro. Enciendo un cigarrillo. Ella me pide otro.
Sonríe, ahora.
-¿Casado? -me pregunta.
Niego con la cabeza.
-¡Qué energía, nene!
Me encojo de hombros.
-¿Te puedo hacer una pregunta? -digo.
-Me hiciste acabar -dice.
-No, eso no. En serio. Una pregunta. Y necesito que sea la verdad, por más que acá haya plata de por medio.
-Te acabo de decir la verdad, bombón. Me hiciste acabar.
-No.
-Te juro, bebé.
-Mirá vos. Pero igual la pregunta era otra.
-¿Cuál?
-El tamaño de mi pija...
Señalo hacia mi entrepierna. Ella mira. Luego me mira a los ojos.
-Tenés lindos ojos.
-Eso ya lo sé. El tamaño de mi pija...
Frunce los labios, como si le costara hablar.
-¿Vos querés la verdad?
-Por favor.
-Es normal.
Sonrío.
-¿Por qué querías saber eso?
-Por nada.
Le hago un gesto con la cabeza. Ella entiende. Esta vez, antes de ponerme el forro, me la acaricia un poco. Esta vez la chupa con ganas, con onda. Cierro los ojos.
Luego, sube. Se deja caer con fuerza. Me sonríe. Luego hacemos cucharita. Le doy bien fuerte. Es por el honor. O algo así.
-Sos un hijo de puta, ¿sabías?
-Lo suponía.
Luego, mientras me visto, escucho:
-Yo ya salgo.
-Mirá qué bueno.
-¿Sos de por acá?
-Vivo a una cuadra.
-Vas a venir seguido.
-Sí, supongo.
-¿Qué vas a hacer ahora?
-...
-No estás obligado, pero si querés podemos ir a tomar algo...
Niego con la cabeza. Invento una excusa.
Cuando salgo, le pregunto:
-¿Lo del tamaño normal me lo dijiste en serio?
-Lo del acabar también. No vienen muchos clientes que se preocupen de eso.
-Me estás mintiendo.
-Te lo digo en serio.
Sonrío. Saco la billetera de atrás, le doy unos pesos de propina.
-Para que vayas a comer. En mi honor, podrías pedirte conejo a la cacerola.
Luego, me voy.

16 comentarios:

kent Brockman dijo...

como el iluminado monje Kitano les enseña a sus discípulos:

si a la más puta
un orgasmo le diste,
¡sos un sensei!

Serena dijo...

Es una divina...
te digo que corrés más riesgo de enamorarte de ella que de cacerola...
pensé que le ibas a preguntar del dedito...

Vacya dijo...

Que bien Elemental! dejaste la cosa esa horrorosa atrás, para completar el cuadro le hubieras pedido lo del dedito, ya estabas ahí. Ellas deben saber de eso. No creo, por cierto, que eso sea de putos, es más bien de hombres, que saben abrirse -y disfrutar- de cosas nuevas.
Besos.

Elemental dijo...

Kent, ¿no tiene que ser con rima?

Serena, supuse que se iban a pensar eso...

Vacya, gracias y besos.

kent Brockman dijo...

No, los haikus no llevan rima. Se puede agregar, si uno quiere, como el baño del chocolate al helado. Pero basta con la métrica 5-7-5.

Anónimo dijo...

¿Por qué cuando uno pide el cucurucho bañado los de la fila te miran con cara de... Ah no, pero si vos sos una cerda nena! Why?
Bueno, nada, me gustan los haikus de Kent.
¡Qué energía, nene!
Sole

Elemental dijo...

Kent, todos los días se aprende algo nuevo.

Sole, soy pura energía.

Anónimo dijo...

Buenísimo lo del conejo a la cacerola!

SATÁN

Anónimo dijo...

Kent, tu tercero es de cuatro, no de cinco.
Elemental: lindo pero muy obvio, mi amigo. Ella acabó porque ya no daba más de que le den por todos lados. Más que una acabada, fue una agonía.
El conejo a la cacerola: debiste invitarla si creiste en su orgasmo. Eso se celebra.

Veteranísimo

Serena dijo...

Te cuento que vengo de la despedida de soltera de una amiga - un poquitín (bastante)en pedo - en la que tuvimos una especialista en sexo para que nos dé clases...
dice que lo del dedito es un extra para hacerles ... que depende de cada uno. Le pregunté por vos!!
Aparentemente es normal. A limarme las uñas no más...
Besotes... (casi que pongo jajajaja pero ya me parecía demasiado en pedo)

kent Brockman dijo...

Veteranísimo,

cuento a "sensei" como palabra aguda, de modo que +1.

de todos modos ya había pensado una variante para que tuviera la rima pedida por Elemental. en ese caso quedaría así:

si a la más puta
un orgasmo le diste,
un sensei fuiste

Elemental dijo...

Satán, captaste la "sutileza".

Veteranísimo, te paso la dire del puticlub, si querés.

Serena, que en una despedida de soltero hayas preguntado por mí y los dedos, y que pienses en limarte las uñas, te ubica a un paso de la categoría "lectora psycho". Igual, lo que dijo la "especialista en sexo" (qué buen curro, por Dios) está muy bien.

Kent, me das todos los gustos.

Serena dijo...

qué boludo! jajaja!
no lo decía como propuesta!! era para que te quedaras tranqui!!
jajajaja!!!

también con lo de conejo a la cacerola me hacés pensar en Glenn Close y ahí sí me agarra el psico!
La especialista te enseña: el secreto de la chupada de oro, porque hay que cobrarles alguna vez por adelantado, hacer un buen lap dancing...una fenómena.

te sigo queriendo a pesar de la malinterpretación!

Elemental dijo...

Serena, menos mal.

Serena dijo...

Elemental, está bien que te cuides.
Beso.

Anónimo dijo...

Kent: dijo mi sensei que sensei es acentuada en la segunda e. Por tanto, bisilábica. Te quedó en cuatro (con perdón de la figura)

Veteranísimo

Publicar un comentario