17 octubre 2009

Un sex symbol que busca contenido


Cuando entrevisté a Soledad Villamil, me quedé mudo, no podía hablar, con el rostro colorado. Pensé que la experiencia me iba a hacer obviar esos papelones. Estaba equivocado: ésta fue la segunda ocasión .

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Soledad Villamil tiene además una voz increíble...

N.

Elemental dijo...

N., no la puedo escuchar, me pierdo en sus ojos.

Publicar un comentario