27 septiembre 2009

La casa recomienda: "True Blood", de Alan Ball



A lo largo de cinco años, Alan Ball nos tuvo en vilo con la muerte como telón de fondo. Six feet under fue una serie que arrancó bárbaro, luego decayó (bastante) y alcanzó en su último episodio el mejor final jamás alcanzado por ninguna otra serie. Se ve que la muerte le sienta bien, a Ball, o al menos que ahí encontró un interesante nicho de marketing -cuac-, porque su siguiente proyecto se conoció el año pasado y tenía a los no vivos por coprotagonistas de lujo. Para ello, adquirió los derechos de la saga de novelas que había escrito Charlaine Harris -por favor, busquen su imagen en el Google y sorpréndanse como yo con cómo es esa mujer que escribió semejante historia-, donde la protagonista Sookie Stackhouse (Anna Paquin, la nenita de La lección de piano, muchos años después) es una camarera en un pueblito diminuto, Bon Temps, muy cerca de New Orleans. En la trama de las novelas, los japoneses descubrieron la fórmula de la sangre -para la próxima, la del oro-, que fabrican como bebida industrial y, por tanto, los vampiros, que hasta entonces siempre se habían mantenido ocultos, salen a la luz con un discurso que puede resumirse en "no tenemos razones para atacar a los humanos, queremos los mismos derechos". Sookie es telépata, y pronto se enamora de Bill Compton (Stephen Moyer), un vampiro que, pronto sabremos, es más bueno que Lassie.
Lo interesante de la primera temporada es que Ball aplica una mirada inteligente sobre el conflicto central de la historia: mientras nos narran la historia de estos Romeo y Julieta contemporáneos y bizarros, lo que ocurre detrás es una metáfora sobre las minorías -los vampiros, pero también los negros, los gay, los adictos y un largo etcétera-, cómo luchan por sus derechos y cómo son vistas por las mayorías. En el medio, claro, asesinos en serie, ocultismos varios y erotismo del bueno.
La segunda temporada, que terminó hace unas semanas en USA, estuvo bien. No a la altura de la primera, pero bien. Se deja ver, y se puede recomendar. Lo que más se le podría objetar a estos segundos doce capítulos es que dan por tierra una de las líneas más interesantes de la temporada anterior: los demonios no existen, somos nosotros (bueno, este traspié queda un tanto relativizado en el capítulo 12, pero no voy a arruinar ningún final). Las líneas centrales de esta temporada son el crecimiento de los Soldados de la Luz -una iglesia evangélica que está en contra del aborto y de la igualdad de derechos para los vampiros (ok, es una metáfora de trazo grueso, pero qué quieren, es una serie, no un tratado de filosofía)- y la llegada a Bon Temps de una mujer misteriosa de la que no adelantaré absolutamente nada, sólo diré de que tiene el poder de transformar el sitio en una orgía gigantesca. Sin embargo, la línea argumental que más me interesó es la del romance entre la flamante vampiro Jessica (Deborah Ann Woll) y el más inocentón del pueblo, Hoyt Fortenberry (Jim Parrack); a ella la convirtieron a la fuerza cuando era adolescente, y es rebelde pero enamoradiza, y encuentra en la frescura de Hoyt un ancla afectiva; lo mejor de la historia -y, creo, lo más original- es que pronto se descubre que ella era virgen cuando la convirtieron, y que por lo tanto aunque tenga relaciones sexuales, luego el himen se reconstruirá para volver el cuerpo al estado en el que estaba al momento de la conversión; es decir, el sexo implicará, para ella, siempre, dolor; lo mejor es que Hoyt se devana los sesos para encontrar una forma de complacerla sin que haya penetración -y sin que ella le clave los colmillos más de la cuenta-: si eso no es amor, señores, nada lo es.
Para quienes se convencieron con la recomendación, me escriben y les paso los links de descarga y los subtítulos correspondientes.

6 comentarios:

Koan Resuelto dijo...

Gracias por la recomendación... y si, la imagen es...
interesante...

Sayuri dijo...

Qué anda pasando que abundan las historias de vampiros? Voy a hacerte caso con True Blood, le tengo fe, al igual que a la película "Daybreakers" ( en el trailer, impecable el tema de Placebo), que reivindican un poco el género después de bodrios como "Twilight".

Elemental dijo...

Koan, por decir lo menos y no lo más.

Sayuri, supongo que prenden porque pueden combinar erotismo con fagocitación e inmortalidad, ¿no?

Anónimo dijo...

Algún buen samaritano tiene idea de como conseguir la segunda temporada de twin peaks completa?
CBS solo tiene una selección de capítulos y hay otra página que los tiene doblados en gallego, lo cual ofende mi sensibilidad.

N.

kent Brockman dijo...

hermano N. (no cabe otra palabra a quien vea TP),

por un lado están los torrents. si no sabés usarlos, en Espoiler te explican cómo:
http://blogs.elpais.com/espoiler/2007/06/paso_uno_encien.html

yo los bajé mediante mininova, por ej:
http://www.mininova.org/tor/358574
http://www.mininova.org/tor/1018037

el problema son los subtítulos, que en español vas a tener que buscar uno por uno.

si lo querés más simple pero menos personal el editado, podés bajarte por descarga directa:
http://www.taringa.net/posts/tv-peliculas-series/878315/Twin-Peaks-Serie-Completa-v_o_-sub.html
http://www.taringa.net/posts/tv-peliculas-series/895903/Twin-Peaks-de-David-Lynch---2da-Temporada-_-120-mb-por-capit.html

y que el Gigante esté contigo.

Anónimo dijo...

¡Ud si que es un buen samaritano!Mrs Log y quien le escribe se lo agradecemos

pd: N es noble pero mujer, en todo caso seré su hermana.

Publicar un comentario