11 septiembre 2009

La San Puta

Voy a dar la clase privada de los martes a la mañana. Mi alumna me dice, apenas me ve, "qué te pasa". Le cuento, entonces. Ella asiente, en silencio. "Sos un tipo decidido", me dice, pero creo que lo dice por decir.
Es principio de mes, por lo que me paga. Al salir, aprovecho que tomo la línea D y me bajo en Tribunales. Voy a Entelequia, me compro los dos tomos de Sandman que me faltaban. Ahora sí, puedo leer los diez de corrido, y hasta que no me mude no puedo mucho más que leer.
Cuando salgo, tomo por Corrientes en dirección al Bajo, al diario. Sólo una cuadra, y un tipo morrudo me tiende un papelito. Lo tomo. Sin mirar el papelito, me fijo en el tipo.
-Lindas minas, muy putas -me dice.
Ok. No necesito mirar el papelito.
Supongo que el tipo -casi no tiene dientes, el pelo revuelto, lacio y grasoso- percibe mi duda, porque dice:
-Espectáculos lésbicos, toda la bola.
Suspiro.
-¿Cuánto? -pregunto.
Acabo de cobrar las clases privadas. Si bien pronto tendré que buscar depto y meterme en ocho millones de gastos, creo que me lo puedo permitir. Sigo al tipo una cuadra, Libertad y Corrientes. A unos metros, un edificio.
Mientras lo sigo, el tipo dice:
-Vas a ver que la pasás bien.
Y cosas así. Cuando entramos, se nos acerca una gorda. Por algún motivo que desconozco, las madamas son gordas. Siempre.
-Chau, don -me dice el tipo.
Me hacen pasar a una habitación.
-¿Es la primera vez que viene? -pregunta la gorda.
Asiento.
-Bueno, la media hora está $60, la completa $100.
-¿Completa?
-Una hora. No anal.
-Ok.
-¿Cuánto va a querer?
-Una hora, supongo.
Desfilan dos chicas. Petisas, morochas. Una no está nada mal. Cuando vuelve la madama, le digo cuál elegí.
-Ya viene. Póngase cómodo.
Nunca voy a entender el concepto de "póngase cómodo". Supongo que se refiere a que me desvista, a que aproveche la hora. Sin embargo, no lo hago. Fantaseo con qué ocurriría si viene la policía, la brigada antivicios, y me encuentran tirado en la cama, en pelotas.
Entra la chica. Me sonríe, me saluda, la saludo.
-No te pusiste cómodo -dice.
Me desvisto, entonces.
Me tiro en la cama, boca arriba.
Me pone el forro, y empieza a chupar.
Si esto fuera otra clase de situación, me ubicaría de forma tal de poder chuparla yo también a ella. Así, no da.
Creo que lo peor de este intercambio es que no me interesa en lo absoluto hacer acabar a la puta.
No la chupa bien.
-Subí -digo.
Sube. Ahora está mejor. Salta, se refriega. Gime, pero sé que es mentira. La tomo de las cachas del culo, bien fuerte, y ella se inclina hacia mí y me pasa la lengua por el cuello y la oreja. Dice:
-Ay, papi.
La separo. La miro.
-Papi no. Ahora, papi no, eh. No quiero ser papi. Por ahora, al menos.
Sonríe. Le pone más entusiasmo al asunto. La cosa mejora. La cosa termina.
Se recuesta a mi lado.
Se supone que en una hora son dos participaciones. De hecho, trajo dos forros. Sin embargo, el resto del tiempo lo pasamos charlando. Bah, charla ella. Me cuenta que vino de República Dominicana, que allá era maestra pero que no hay trabajo. Me dice que tengo lindos ojos. Me dice que parezco buen tipo. Me cuenta que nunca piensa volver a Dominicana. "Acá los clientes son mejores", dice.
En un momento, me besa la mejilla, me manotea la pija. Le separo la mano.
Seguimos charlando. El resto del tiempo.
Cuando salgo, me pregunto si Casanova se refería a esto, con "cortar hilos".

13 comentarios:

media veronica dijo...

heavy

Luminicus dijo...

La mente del hombre es un misterio!

amandastein dijo...

¿Elegiste una maestra para festejar el Día del Maestro? :-)

giselita dijo...

pense que eran mas caras las clases...pense que te hubiera gustado mas una cita ... capaz te salia mas barato un cafe y un par de elogios directos y al grano... pero solo lo pense

Anónimo dijo...

No creo que cuente para cortar hilos, pero todo suma. Liberad y Corrientes, ja!
León.

Elemental dijo...

Luminicus, pero un misterio fácil, comparado con el otro género.
Amanda, esto pasó en julio, así que nones.
Giselita, una cosa no quita la otra. Ya llegará en el relato.
León, según me dijeron por ahí, tené cuidado en esa zona, porque si esperás gente frente al Obelisco te pueden ofrecer cosas raras.

giselita dijo...

el ya llegará no le ayuda a mi ansiedad...soy mujer... y tengo deseos que siguen esperando por las reacciones de los hombres... pero no tengo mas de 28 y no quiero hijos ! eso es buenisimo... me quita una carga enorme !

bletemita dijo...

Yo estaba segura que elemental semental se encamaba con la alumna.


Aprendí un signicado nuevo de participaciones.

Elemental dijo...

bletemita, todos los días se aprende algo nuevo.

nadasepierde dijo...

se hace lo que se puede, y lo que no se compra hecho.
un beso

Elemental dijo...

nadasepierda, por cierto. beso

Sil dijo...

No sé pero qué bueno que está el Sandman. En realidad casi todo lo de Gaiman está buenísimo. Hace poco leí una novela (Los hijos de Anansi) y la rompe.

Elemental dijo...

Sil, me compré esa novela en España, y todavía no la pude leer. ¿Así que la rompe?

Publicar un comentario