28 octubre 2009

Elemental en Colombia: 58 horas sin dormir

Miércoles, 10 AM.

El micro ingresa en un predio cerrado. Antes del viaje, imaginaba que en este tipo de lugares había guardias armados con ametralladoras, pero no. Está la casilla del guardia de seguridad, con sus vidrios polarizados para nunca dar a entender qué hay dentro, pero sólo eso, como en Buenos Aires. Las puertas se abren con un chirrido. La primera en bajar es La Chica Más Hermosa Que Vi. Luego, la seguimos los demás. Hugo Chávez se me acerca con una sonrisa incómoda y me toma del brazo.
-Espero que por cogerte a la Chica no me dejes de ayudar...
Es el Elemental colombiano, evidentemente.
Niego con la cabeza. Catherine me pregunta qué tal estuvo el viaje, pero creo que su qué tal estuvo el viaje significa más bien qué tal con La Chica Más Hermosa Que Vi, por lo que digo muy bien, y con ese muy bien digo por favor, concentrate en Huguito Chávez, porque necesito equilibrar el Ying y el Yang para mi regreso a Buenos Aires. Quien también se me acerca es Juana, que acelera el paso para dejar atrás a Noriega. Acerca su boca a mi oreja y susurra es insoportable. Yo me encojo de hombros, como diciéndole la verdad que mucho no me importa, o más bien pobre Noriega, o más bien yo que vos no lo consideraría tan insoportable porque dudo que se repita lo de anoche. Juana pone cara de orto. No se esperaba esa respuesta, sea cual sea que haya interpretado.
Subimos escaleras. Mi estado insomne aumenta cada escalón unos cinco centímetros, a medida que subo tengo que tantear con la punta de los pies por si le estoy pifiando. Llegamos al estudio de grabación. El decorado es feo. Y un feo que dudo que pueda ser hermoso, alguna vez. Colores chillones. Posmodernidad sobrecargada en el mobiliario. Olor a incienso tan intenso que creo se puede ver en la pantalla de su televisor, señora. Nos ubicamos en sillas. Somos muchos más que quienes nos alojamos en el hotel. Estamos los extranjeros, que nos sentamos juntos, y los colombianos que se sientan juntos. En un momento Catherine Fulop comienza a hablar con un colombiano, le sonríe y me mira de reojo. Suspiro. Le hago un gesto a Hugo de que no le dé bola, como diciéndole que lo hace por nosotros y no por el colombiano que no deja de mirarle las tetas. La otra que hace algo por mí es Juana: su cara de culo es notable.
Creo que todos estamos de mal humor. Catherine y Juana por mí, Noriega por Juana, Hugo por Catherine, yo por el insomnio. En cierto sentido, es una comedia romántica de enredos, donde cada uno está interesado en otro. En cierto sentido, eso es la vida.
El Ejecutivo se para delante de todos los periodistas. Con voz impostada, nos da la bienvenida y nos explica que esta es una gran apuesta. Todos estamos serios. Nadie agradece. Nadie nada. Dice, entonces, el Ejecutivo, que de inmediato se iniciará la conferencia con la primera integrante del elenco numerosísimo, a quien presenta como una estrella mexicana. Entra la mexicana, que es muy bonita. Algo me dice que todos serán bonitos, de una forma u otra.
La mexicana se sienta, el Ejecutivo pregunta quién hará la primera pregunta. La primera pregunta, por lo general, es para romper el hielo, una pelotudez del estilo de cómo es tu personaje, cómo te sentiste cuando te convocaron, esas cosas.
Quien alza la mano es Juana. Le pasan un micrófono. Pregunta:
-¿Cómo te hace sentir que te hayan presentado como una estrella mexicana, cuando allí no eres muy conocida?
Silencio. Sonrisa incómoda de la mexicana.
Empezamos.

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Ok, juana entendio que lo de anoche no se va a repetir y se puso un poco acida.
Es decir, las mujeres de cualquier lado del Ecuador somos iguales(y no me vengan con que no nada que ver porque siempre pensamos en todo lo demas, aunque pasemos una sola noche).
Por dios tantas horas sin dormir!! Yo ya hubiese asesinado a alguien.
Beso.Chivi

Luminicus dijo...

Coincido con Chivi, cualquier mujer del planeta se puede poner ácida cuando entiende que las cosas no van. Otras muchas esperan por lo menos una respuesta o les cuesta mas tener las cosas claras y hasta ese momento no dejan ver su acidez.

En conclusión una mujer dolida es terriblemente jodida.

Mi limite fueron 50 horas sin dormir...
Como consiguió seguir en pie?

Maggie dijo...

Elemental ya me das sueño!!! Yo yo te avise que al EMF Juana le va a traer problemas, y ojo con una mujer dolida.

Anónimo dijo...

O tambien estan las que se ponen mal, ponen cara de perrito y piensan una y otra vez que habran echo mal o que no habran hecho, para que el otro no las quiera ver mas, ni volver a estar con ellas, sin tener en cuenta que a veces era solo una noche.
Beso Chivi

Serena ahora Serena2 dijo...

de todas formas... la entiendo.
Todavía está tibia la cama.

Definitivamente el ecuador cambia a la gente. Sigo diciendo que lo extraño a elemental.

Casandra dijo...

i think we all miss Elemental

fedet dijo...

Si, si, acá todas prefieren al prototipo de perdedor/neurótico/conflictuado, pero de la fiesta se van de la manito del fachero que irremediadlemente les rompe el corazón y en la semana siguiente se acuesta con otra.

Anónimo dijo...

juro que no voy a entrar mas a esta pagina.
por favor!!!

Maggie dijo...

Fedet, totalmente de acuerdo, somos masoquistas!!

D dijo...

Lo que no cambia de ningún lado del ecuador ni del meridiano de greenwich es que todos tenemos sobre todos los otros, ideas o suposiciones o prejuicios o expectativas o algo....de modo que somos capaces de transformar un simple rostro insomne o contrariado, en una interioridad compleja interpelandonos....je. A veces un cigarro es sólo un cigarro, no?

Serena dijo...

fedet,
nunca calificaría a alguien que cree que las relaciones interpersonales con algo más que coger como perdedor. Neuróticos y conflictuados somos todos.
No importa cuantos EMF puedan tentarnos. El EMF es lindo, pero los elementales pueden ser hermosos (con los canones propuestos por este no blog).
Quizás se necesitan noches de camas vacías y sábanas arrugadas para apreciar a los elementales-

Elemental dijo...

Chivi, no descartes el asesinato en lo que sigue...

Luminicus, supongo que estaba pasado de sueño.

Maggie, gracias por la advertencia.

Serena, Elemental ha vuelto, aunque no en el relato, para eso falta. Luego de la saga colombiana se viene una historia de amor real, de esas que les gustan.

Casandra, i´m sorry.

Fedet, alea jacta est.

Anónimo, seguí chupando.

Maggie, a confesión de partes...

D, pero sólo a veces.

Anónimo dijo...

Elemental: Love Actually? nada de psicólogas histéricas egresadas de la Kennedy? Ver para creer, eso sí es un Elemental mejorado!

N.

Gizmo dijo...

Fedet campeón.

fedet dijo...

Serena, te estás poniendo en el lugar de la feas. Lo que decís es una construcción posterior, todas quieren al fachero, y las que no pueden acceder a el se contentan con los perdedores, y luego hacen todo el análisis de lo interesante que es estar con ellos. Nunca ví a una de las más lindas que se fuera de la fiesta con el perdedor.
Si, ya sé, hoy estoy muy chichegelblunizado. Y tengo más observaciones pero las dejó para después.

Anónimo dijo...

Lo que dice Fedet es verdad, como también es verdad que los hombres nunca se van de la fiesta con la menos linda.

Deo

Elemental dijo...

N., sólo de ese lado del Ecuador.

Gizmo, totalmente.

Fedet, queremos más observaciones.

Deo, no coincido, a las cuatro de la mañana todos los gatos son pardos.

Gizmo dijo...

Un viejo himno rezaba: "Las minitas aman los payasos y la pasta de campeón".

Elemental dijo...

Gizmo, gran himno.

D dijo...

Puntos de vista, pero ¿qué hace un tipo lindo sino nuestros ojitos? La especie se hubiera extinguido hace tiempo por teorias como la suya,Fedet. Me parece que hay más o menos establecido que tipo de mina es linda, pero eso no pasa con los varones...¿altos?¿petisos pero con onda?¿flacos o grandes? qué se yo cómo es un hombre bello, no es esa clase de belleza la que se les pide (es otra cosa, algo intangible pero que nosotras sí vemos, algo).

Publicar un comentario