28 octubre 2009

Elemental en Colombia: 59 horas sin dormir.

Miércoles, 11 AM.

Cuando termina la conferencia de prensa con la mexicana, la Encargada de Prensa se asoma para decirnos que tenemos un "break" (así lo dice) antes de la siguiente, que será con un actor colombiano. De repente, miro la hoja con el listado de todas las personas que entrevistaremos en el día y medio que resta antes de mi regreso, y compruebo que no tengo la menor idea de quiénes son. Codeo a Hugo Chávez, le pregunto si esta gente es conocida acá al norte de sudamérica, y hace un gesto despectivo con los labios. Aparentemente sí los conocen, aunque tampoco es que tengan tan buena fama.
-¿Un café, don?
Giro la cabeza. Un camarero con uniforme y un gesto pétreo partido por una sonrisa inmaculada me observa. En la mano tiene una jarra que supongo está caliente. Mis pelos de la nuca perciben una tibieza. Por un instante temo que me arroje el café hirviente en la cama si me niego, como represalia, por lo que enseguida digo que sí. Además, acabo de reparar en un detalle: hasta ahora no probé el café colombiano. Bebo de un vaso de telgopor. Supongo que ningún juicio resulta justo si se bebe de un vaso de telgopor, pero lo cierto es que el café no me parece la gran cosa.
-No entiendo para qué nos hicieron venir tan temprano -dice Juana, con cara de orto-. ¿Para qué tenemos esta pausa? Podrían haber retrasado la primera entrevista y seguíamos durmiendo, en vez de madrugar.
Cuando dice durmiendo bajo la vista. Me da una cierta culpa. Esto de ser el EMF no es tan sencillo.
-Eso, no entiendo para qué nos hicieron venir tan temprano -interviene Noriega, y mira a Juana para percibir si la chupada de medias rindió efecto.
A ver si se entiende: llevamos una hora en este lugar y ya hay dos periodistas quejándose.
A ver si se entiende: que las cosas no van a tener un final feliz resulta predecible, por no decir inevitable.

5 comentarios:

Koan Resuelto dijo...

En la cara, no en la cama...
Para saborear realmente ese café, debiste haberlo recibido de Juan Valdés... Me parece que es la única diferencia...¿dijo break o breyk?

Maggie dijo...

Elemental, el EMF no tiene culpas. Juana me da miedo.

China dijo...

Si yo hubiera pasado casi 60 hs sin dormir, y encima me hubieran dado un cafe en vaso... el final ya hubiera llegado y claro que no hubiera sido feliz.
besito elem!

Vacya dijo...

Si no va a tener un final feliz (y ya se sabe), cuando menos divertirse, no?
Bah, aunque de insomne empedernido no sé que tanto se pueda hacer.
Besos Elemental, ajá... RE LINDO!!!!!!

Elemental dijo...

Koan, a esta altura, me da fiaca corregir.

Maggie, pero siempre hay ecos dando vueltas.

China, esperá que falta.

Vacya, ya viene, ya viene...

Publicar un comentario